Casa Abovedada

Parma, 

El silencio de una nave

Por

En secuencia a lo largo de un eje, las tres zonas de trabajo, estar y reposo están representadas por edificios yuxtapuestos cuya forma permanece reconocible desde el exterior: un poliedro trapezoidal, una amplia aula rectangular y una torre articulada en dos niveles. Al interior, huecos y recorridos animan un posible diálogo entre cada cavidad.

Antonino Cardillo, Casa Abovedada, Parma, 2008. IGC: Antonino Cardillo

Los silencios no son todos iguales. El silencio de una gran nave es diferente de la de una habitatión. Y aún más diferente pueden ser los ruidos exteriores del campo percibidos a través de un gran silencio. Así, en una gran aula central, modulada en planta y en alzado por tres cuadrados de seis metros de lado, es el corazón del proyecto.

Antonino Cardillo, Casa Abovedada, Parma, 2008. IGC: Antonino Cardillo

La pavimentación de travertino y un alisado de estuco veneciano sobre la amplia bóveda desarrollada a lo largo, realizan, a través de la homogeneidad cromática, un lazo continuo que, envolviendo al observador, ofrece una especie de página vacía en la que escribir la propia vida. Al mismo tiempo, la luz, proveniente de los lados largos de la habitatión, da la posibilidad de interpretar el espacio. En el lado sur, la posición de las ventanas acoge el sol invernal y, a través de una gruesa y basta luna de hormigón, protege del sol en verano.

Antonino Cardillo, Casa Abovedada, Parma, 2008. IGC: Antonino Cardillo

Abajo, en el centro, un bloque de travertino es excavado por una baja cavidad. En su interior un paralelepípedo funciona como cocina, ocupando el centro; en el fondo, un portal conduce a la despensa y dos ventanas marcan los ángulos del aula conduciendo hacia la terraza.

Antonino Cardillo, Casa Abovedada, Parma, 2008. IGC: Antonino Cardillo

Sobre el lado opuesto del aula, al norte, las ventanas se restringen hacia los ángulos, verticalizándose. De suelo a techo, las aperturas recogen los fugaces rayos oblicuos del sol durante el amanecer y el atardecer de verano que, penetrando en el aula en diagonal, colorean el espacio de nuevos significados.

Antonino Cardillo, Casa Abovedada, Parma, 2008. IGC: Antonino Cardillo

En el paso entre la gran aula y la torre de descanso, una luz azul cielo, ocultando su fuente, baña desde lo alto los paramentos de madera y hormigón de los recorridos y de las escaleras de acceso a la torre, realizando un fondo escénico que cambia de color, un cuadro en continua mutación.

Antonino Cardillo, Casa Abovedada, Parma, 2008. IGC: Antonino Cardillo

Antonino Cardillo, Casa Abovedada, Parma, 2008. IGC: Antonino Cardillo

Dati

  • Tiempo: nov. 2007‑ene. 2008
  • Lugar: Felino, Parma, Italia
  • Superficie: 370 m² (dos plantas)
  • Tipología: vivienda aislada

Créditos

  • Arquitecto: Antonino Cardillo
  • Imágenes generadas por computadora: Antonino Cardillo
  • Texto: Antonino Cardillo
  • Traductor de español: J. Humberto Restrepo A.

Publicaciones seleccionadas

Volver Arriba